This website is best viewed in minimum 1210px X 520px

La cámara de los secretos

El intrigante personaje real, el rey Tutankamón, que ascendió al poder a la tierna edad de 10 años, dejó este mundo en el año 1322 a. C. con tan solo 19 años. Transcurridos 3.000 años, gran parte de la vida de este notable gobernante continúa siendo un misterio.

Mantenida a salvo de los saqueadores hasta su descubrimiento, la deslumbrante tumba dorada del faraón Tut hipnotizó al mundo cuando fue desenterrada en 1922. A pesar de ello, la identidad y los orígenes de Tutankamón permanecen sin desvelar. Los análisis de ADN más sofisticados del mundo no han podido responder a la "sencilla" cuestión de su linaje. El asunto se complica todavía más cuando se indaga en busca de respuestas.

Los análisis de expertos han llegado ahora a otro sorprendente postulado: ¿para quién se construyó realmente la tumba del rey Tut? La tumba se considera demasiado pequeña para un faraón, lo que sugiere que se modificó su finalidad original tras la repentina muerte de Tutankamón. Incluso los objetos que adornaban la cámara funeraria muestran señales de haber sido adaptados a partir de su diseño original destinado a otros gobernantes anteriores. Por tanto, resulta sumamente plausible la teoría que sugiere que la tumba del faraón niño era, en realidad, una cámara mucho más amplia que se dividió mediante una pared y se pintó de nuevo. Esta teoría ganó fuerza en noviembre de 2015 cuando los escaneos de los radares revelaron la posible existencia de cámaras ocultas dentro de la pirámide, cuya ubicación precisa todavía se desconoce.

La siguiente pregunta lógica es: ¿quién comparte esta cámara de los secretos con el famoso rey? Desgraciadamente, solo podemos contestar a esta pregunta con otra pregunta: ¿quién reinó en Egipto antes y después de él? Todo lo que sabemos son simples nombres, algunos de los cuales se cree que pueden ser alias utilizados por la propia Nefertiti cuando cogobernó Egipto antes de la ascensión al trono de Tutankamón, y, más tarde, cuando asumió el poder tras su fallecimiento.

El antiguo Egipto está sembrado de innumerables interrogantes que plantean a los investigadores una circunvolución cada vez mayor a medida que buscan obtener un conocimiento más profundo de esta civilización, y, aparentemente, Tutankamón, Nefertiti y el habitante de la cámara oculta se encuentran en el centro de todo ello.