This website is best viewed in minimum 1210px X 520px

La visita de Juan Pablo II a Egipto

Las concurridas calles dirigen a una interminable comitiva de entusiastas devotos hacia una de las avenidas más transitadas del país. Los vehículos se detienen a su paso por delante del memorial de guerra del 6 de octubre, un tributo al último sacrificio en aras de la paz, para permitir bajar a los pasajeros en la entrada del estadio de El Cairo. El 24 de febrero del 2000, más de 20.000 musulmanes y cristianos soportaron un tráfico brutal, medidas de seguridad exhaustivas y colas imposibles para formar parte de la congregación simbólica dirigida por el papa Juan Pablo II en El Cairo, Egipto. "No nos conocemos lo suficientemente bien; busquemos la manera de encontrarnos" era el bonito lema de su visita. Entre los musulmanes se encontraba el expresidente Hosni Mubarak, que saludó al Papa y puso de manifiesto la necesidad de hallar la unidad entre las diferentes creencias y fronteras. Además, el papa Juan Pablo celebró un servicio de oración en una catedral y visitó al conocido clérigo musulmán Sheikh Tantawi, de la Universidad de al-Azhar, para tratar los mismos temas. "El Papa es un hombre inteligente y sabio que defiende la paz, el amor y los valores morales", afirmó Tantawi, según una nota de prensa del Vaticano. Las repercusiones positivas de esta reunión animaron a los líderes de esta nación, en su lucha contra el terror y los conflictos, a tender sus manos más allá del Mediterráneo para iniciar una llamada mundial en favor de la paz y el entendimiento. Sus llamadas no se quedaron en el aire. En respuesta a una invitación del presidente Abdulfatah al Sisi, los obispos católicos de Egipto, el papa de la Iglesia copta ortodoxa, Tawadros II, y el gran imán de la Universidad de al-Azhar, Ahmad el-Tayeb, "el papa Francisco realizará un viaje apostólico a la República Árabe de Egipto", anunció el Vaticano el pasado 18 de marzo. Los detalles del viaje de dos días a El Cairo se publicarán próximamente. En mayo de 2016, el papa Francisco recibió a El Tayeb en un encuentro histórico que tuvo lugar en el Vaticano. "No creo que sea adecuado identificar el Islam con la violencia", afirmó el Papa ante los periodistas. "No es adecuado, y no es cierto." Conocido en todo el mundo por su compromiso por el diálogo y la empatía entre las diferentes fes, el papa Francisco es una fuerza armónica en un mundo lleno de notas discordantes, y su visita a Egipto, sin duda alguna, ayudará a salvar la brecha existente.