This website is best viewed in minimum 1210px X 520px

Cómo llegar

Existe una gran variedad de cosas por hacer en la utopía para el aventurero que supone Egipto: desde expediciones arqueológicas hasta actividades de relax bajo los rayos del sol. Afortunadamente, la eficiente red de transporte del país promete llevarle allí donde lo necesite y enriquecer su experiencia como viajero.
Por aire
Los viajes por aire son la clave para aquellos que deseen ahorrar tiempo y tengan un programa apretado. Vuelos internos de 45 minutos conectan la mayoría de atracciones del país, desde templos a centros turísticos. La amplia lista de aeropuertos existente incluye el Aeropuerto Internacional de El Cairo, el de Abu Simbel, Alejandría, Asuán, El Gouna, Hurghada, Lúxor, Marsa Alam, Marsa Matrouh, Port Said, Sharm el-Sheikh y Santa Catalina.
Si prefiere una ruta más pintoresca, también cuenta con infinidad de opciones, aunque algunas solo son aptas para los más atrevidos.
En tren
Los trenes egipcios, equipados con aire acondicionado, cuentan con una red más limitada que se extiende desde El Cairo hasta Alejandría, la zona del delta del Nilo y el canal de Suez, a lo largo de la costa hasta Marsa Matruh y asciende por el valle del Nilo hasta Lúxor y Asuán. Esta red de trenes resulta conveniente para largos recorridos, ya que proporciona una elección más cómoda que los viajes en coche. Los horarios y las tarifas están publicados en la página web de la empresa ferroviaria de Egipto (enr.gov.eg), desde la que también podrá comprar los billetes. Los asientos en primera clase suponen la opción de más confort, con un servicio de camareros, sillones reclinables y películas a bordo. Los asientos pueden reservarse con una antelación de hasta siete días, pero debe tener en cuenta que los billetes de vuelta no siempre pueden reservarse desde el punto de origen. Si busca el verdadero lujo, apueste por los vagones litera más caros. En ellos, los pasajeros disfrutan de un camarote de dos camas con lavabo, desayuno y cena incluidos, y acceso tanto al vagón restaurante como al bar.
En autobús
Para aquellos que se inclinen por una travesía sobre el asfalto, las tres principales compañías de autobuses (todas con sede en El Cairo) suponen otra alternativa. Upper Egypt, que ofrece viajes al valle del Nilo, Fayún, los oasis interiores y la costa del mar Rojo hasta El Quseir; East Delta, que viaja a la península del Sinaí y al canal de Suez; y West and Middle Delta, que cuenta como destinos Alejandría, Marsa Matruh, Siwa y el delta del Nilo. Otras rutas clave, como las de El Cairo a Alejandría, Sharm el-Sheikh, Hurghada, Dahab y El Gouna, también cuentan con el servicio de otras compañías de autobuses independientes.
En taxi
El servicio de taxis colectivos (conocidos como servees) se establece como uno de los rasgos distintivos del transporte en Egipto. Estos taxis cubren cualquier ruta imaginable y son más rápidos y baratos que los trenes y autobuses, aunque, indudablemente, solo son recomendables para los viajeros más expertos. Los taxis pueden ser vehículos de siete plazas o microbuses y pueden acoger hasta a una docena de personas. Pregunte en la terminal de autobuses o preste atención a los conductores que vociferan los destinos más deseados: el taxi partirá una vez esté completo. Aunque puede hacer uso de estos taxis para trayectos largos, como de El Cairo a Alejandría, este modo de transporte resulta más apropiado para distancias cortas, especialmente entre ciudades costeras o hacia enclaves importantes fuera de El Cairo.

En coche
Conducir en Egipto no es apto para cobardes; sin embargo, alquilar un coche comporta claros beneficios si el tiempo es un factor determinante o si espera poder visitar zonas más alejadas. Por el contrario, si ponerse al volante no se encuentra entre sus aficiones preferidas, puede alquilar un coche con conductor por poco más dinero.
Motocicletas y bicicletas
Un buen método para desplazarse por las ciudades más pequeñas y llegar hasta las atracciones o playas locales son las bicicletas y las motos. Podrá alquilarlas en diversas ciudades, como Lúxor, Asuán, Hurghada y los oasis de Siwa, y supondrán un toque de diversión adicional para sus vacaciones.
En barco
Cientos de barcos de vapor recorren el Nilo, de los cuales, solo en el Alto Egipto, se cuentan más de 200. La mayor parte navega desde Lúxor hasta Asuán (o viceversa) en trayectos que duran de tres a cinco días y que realizan paradas en los templos de Esna, Edfu y Kom Ombo. Estos fastuosos gigantes flotantes cambiarán para siempre su visión del viaje.
Las falucas, o pequeños barcos de vela, también sirven como medio de transporte. Estos barcos, los favoritos del público, le permitirán disfrutar de la cambiante naturaleza del Nilo mientras descansa tumbado cómodamente. Muchos de los visitantes se decantan por los cruceros en faluca entre las ciudades de Asuán y Lúxor.
Asimismo, puede encontrar ferris locales que atraviesan el Nilo y el canal de Suez desde varios puntos, y ferris rápidos y lentos que cruzan de Nuweiba, en el Sinaí, hasta Áqaba, en Jordania. Además, existe un servicio de barcos entre Asuán y Wadi Halfa, en Sudán, más esporádico y que ofrece algo menos de fiabilidad.
Transporte urbano
Las ciudades menos pobladas de Egipto normalmente pueden recorrerse fácilmente a pie. No obstante, en otras más grandes resulta útil hacer uso del transporte local. Aprenda a reconocer los números arábigos para beneficiarse al máximo de los económicos autobuses, minibuses y tranvías que recorren la mayor parte de Alejandría y El Cairo, ciudades que también cuentan con taxis que navegan por el río y una excelente red de metro.

En Egipto, la majestuosa selección de empresas que le ofrecerán experiencias impregnadas de encanto le brindan una variedad igualmente espléndida de opciones de transporte para satisfacer los deseos de todos y cada uno de los viajeros. Tanto si desea contemplar el país sobrevolando las nubes como haciendo autostop, existen tantas formas de descubrir Egipto como abarque su creatividad.