La agricultura en Egipto

Imagine una época en la que el tiempo no existe, o, al menos, no la percepción que actualmente tenemos de él. Las iteraciones de salidas y puestas de sol se establecían como las herramientas básicas de medida, que permitían una estimación aproximada y poco fiable del transcurso de los años. Esta falta de certeza puede parecer una forma de vivir más sosegada, pero comportaba horribles consecuencias para los antiguos egipcios.

La agricultura era el pilar fundamental de la vida en el antiguo Egipto. Como tal, todo giraba en torno al río Nilo, famoso por sus inundaciones anuales, que destruían todos los cultivos sembrados en sus orillas sin esfuerzo aparente. Dado que carecían de modo alguno de medir el tiempo, estas inundaciones conseguían arrasar con cosechas enteras en tan solo un instante. De esta necesidad surgiría el sistema de días de 24 horas y años de 365 días, creado por los antiguos egipcios. Asimismo, este pueblo milagroso fue capaz de identificar tres estaciones diferenciadas: akhet (inundación), peret (siembra) y shemu (recolección). Como consecuencia, podían realizar un seguimiento muy preciso de las inundaciones, lo que les permitía trabajar cómodamente durante todo el año y producir una gran variedad de alimentos, como trigo, cebada, distintos tipos de verduras y deliciosos higos, melones y granadas.

Tras la agricultura, instaurada como el pilar de esta civilización, muchas innovaciones seguirían su ejemplo. Los egipcios fueron los primeros en la historia en concebir un método de lectura gracias a la creación de un papel, conocido como papiro, que se utilizaba en todas las facetas de la vida, desde los contratos hasta la literatura. Este método era tan sofisticado y apreciado que se convirtió en uno de los secretos mejor guardados de Egipto, el cual permanecería oculto hasta 1969. Además, su gran talento les permitió desarrollar un algodón local a lo largo de los siglos, el cual les haría ostentar un título de prestigio internacional que aún se mantiene en nuestros días. Pero ¿qué es lo que hace tan especial al conocido como \"algodón egipcio\"? La longitud de la fibra permite producir un hilo más fino sin sacrificar su resistencia: es suave al tacto, pero resistente.

Como resultado, estos logros históricos permitieron a los antiguos egipcios disfrutar del lujo de la abundancia y, por lo tanto, dedicar su tiempo y esfuerzos a otras actividades culturales, tecnológicas y artísticas, las cuales son, probablemente, las catalizadoras de su incomparable excelencia.