Al Azhar Park

Lo que en otra época fuera un terreno abandonado en uno de los barrios más antiguos de El Cairo se ha convertido en una de transformaciones más milagrosas de Egipto. Fundado por la agencia Agha Khan Trust for Culture y como respuesta a su objetivo de hacer del mundo un lugar mejor, el parque Al-Azhar se convirtió en el primero de estas características dentro de la densamente poblada ciudad de El Cairo.

Su hermoso proyecto de rehabilitación, que abarca una extensión de casi 30 hectáreas, implicó la plantación de más de dos millones de plantas y árboles. En la actualidad, se ha convertido en un paraje en el cual los habitantes de la ciudad pueden evadirse del bullicio de sus transitadas calles y gozar de una gran profusión de verde césped y abundantes fuentes. Sombreados paseos, sorprendentes vistas y una zona de juego infantil convierten a este parque en un lugar ideal para escapadas en familia y para los amantes de los pájaros. Los habitantes de El Cairo pueden elegir entre realizar un pícnic junto al lago, donde podrán dar de comer a los patos, o darse un capricho en algunos de los restaurantes privilegiadamente situados. El restaurante Citadel View aprovecha la topografía del parque para ofrecer a sus comensales una vista increíble de la ciudad medieval, incluida, claro está, la propia Ciudadela, de la cual recibe su nombre. Si su presupuesto es más reducido, Alain Le Nôtre sirve ensaladas, wraps y helados; y el bellamente diseñado y semiflotante Lakeside Cafe, situado al otro lado del parque, ofrece un mezze egipcio algo más modesto.

El parque Al-Azhar le brinda mucho más que un escenario perfecto para su nueva foto de perfil, rodeado de docenas de enclaves interesantes, algunos a pocos minutos a pie. La lista incluye realizar un tour a pie por El Cairo antiguo, visitar el famoso y enorme bazar de Jan el-Jalili, gozar de un espectáculo de la danza tradicional tanoura en Wikala Al-Ghouri, explorar la gran Mezquita de Muhammad Alí, conocida también como la Ciudadela, o incluso visitar el Museo Egipcio y las Pirámides de Giza.

Tanto por su belleza como por su ubicación, la visita al parque Al-Azhar es una experiencia que no se puede perder, al menos una vez en la vida.