Contemple las mejores puestas de sol de Egipto

Añadido el ene. 07, 2018

Observar cómo se esconde el sol puede ser una de las experiencias más memorables de sus vacaciones.
Hay algo en esa luz natural multicolor que le hace sentir como si estuviera viviendo un espectáculo privado exclusivo para usted.
Tanto si contempla el sol ponerse sobre el océano, sobre un río cristalino, sobre escarpadas montañas o sobre un desierto vacío, el atardecer nunca decepciona.
Coja su cámara de fotos y escápese para deleitarse con uno de estos maravillosos atardeceres.
Sharm El-Sheikh es el parque nacional más famoso de Egipto y uno de los lugares para el buceo más conocidos del mundo. Gracias a sus aguas transparentes, Ras Muhammad es testigo de la migración anual de una gran variedad de especies marinas.
Sokhna es otro de los de los paraísos de los amantes de la naturaleza y de la fotografía procedentes de todo el mundo. Se trata de un lugar inmejorable para conseguir un tratamiento adecuado a través de la naturaleza y los beneficios que esta le brinda.
Dahab es un sitio de buceo famoso mundialmente, muy exigente y conocido como el más peligroso y letal del mundo que, sin embargo, atrae tanto a submarinistas como a montañeros. Asimismo, destaca por ser uno de los puntos de buceo más bellos, desde los que podrá descubrir su excepcional vida marina; en definitiva, se trata de un lugar perfecto en el que los amantes de la naturaleza más experimentados podrán tomar magníficas instantáneas.
A lo largo de la ruta costera de Nuweiba, 15 km al sur de Taba, el destelleante color azul le detendrá y le hará saber que ha llegado al fiordo. Allí encontrará una asombrosa playa y un espectacular lugar de buceo de aguas transparentes, con unos deslumbrantes arrecifes de coral y una increíble vida marina. Para los submarinistas más experimentados, este fiordo es sin duda el lugar idóneo, pero, para aquellos con menos experiencia, el fiordo Banana se establece como la mejor alternativa.
La fortaleza de Shali, en Siwa, del siglo XIII, se construyó a partir de un material orgánico conocido como "kershef", una mezcla de rocas salinas provenientes de los lagos del lugar, lodo y arcilla. Y, aunque en 1926 unas lluvias torrenciales devastaron la fortaleza, sus ruinas destacan como un lugar mágico desde donde contemplar una de las puestas de sol más maravillosas del mundo.
Saluga y Ghazal son dos pequeñas islas de granito situadas en el río Nilo, cerca de Asuán, que albergan un total de 94 especies y que, gracias a ellas, se han convertido en un paraíso terrenal desde donde poder observar las aves.
A 45 km al norte de Farafra se encuentra el desierto blanco, caracterizado por sus formaciones rocosas de color blanco o crema con forma de setas o piedras gigantes. Se trata de un formidable protectorado en el que podrá disfrutar de safaris y acampadas en medio del desierto.
El Cairo, las colinas de Mokattam, las pirámides de Giza y el parque Al-Azhar son otros de los espacios desde donde podrá obtener el máximo esplendor de las puestas de sol.
Si es un amante de la historia y de la arqueología, Lúxor y Asuán son su destino ideal para disfrutar de la belleza mientras contempla cómo se esconde el sol tras los templos de Lúxor, Karnak o Philae.
Los paisajes de Egipto ofrecen unas vistas panorámicas impresionantes para disfrutar de eternos atardeceres. Cada elemento de la naturaleza ofrece una puesta de sol única y diferente. Dependiendo de a dónde viaje, el río Nilo, el mar, las palmeras, las montañas o las dunas pasarán a ser los protagonistas y el telón de fondo de sus atardeceres. El agua creará impresionantes reflejos y espectaculares fotografías.