Eid al-Fitr: la recompensa por las buenas acciones tras el Ramadán

Añadido el jun. 17, 2018

El Ramadán, considerado como uno de los cinco pilares del Islam, tiene una duración de entre 29 y 30 días, en función del momento en que las autoridades religiosas observan la luna nueva. A partir de ese momento, puede dar comienzo la fiesta del Eid al-Fitr.

El Eid al-Fitr es la festividad que marca el final del Ramadán, el mes sagrado islámico, durante el que los musulmanes ayunan durante las horas del día y deben abstenerse de cualquier actividad sexual, entre otras cosas.

Durante este día, los musulmanes dan gracias a Alá por su fuerza y sus bendiciones, y esperan que el Ramadán les haya acercado a él. Esta fiesta fue celebrada por primera vez por el profeta Mahoma en el año 624 a. C.

El día del Eid al-Fitr se considera el primer día del mes islámico de Shawwal. En este día, se desarrollan múltiples prácticas. La primera de ellas es una serie de oraciones especiales reservadas para esta ocasión, conocidas como Salat al-Eid.

Durante esta celebración, los musulmanes asisten a las oraciones comunales propias de este día, escuchan un khutba (sermón) y practican el zakat al-fitr (caridad en forma de alimentos).

Generalmente, durante la primera mañana de esta festividad, los musulmanes se congregan en la mezquita o en lugares al aire libre para rezar, tras lo que se reúnen con su familia y amigos para tomar el desayuno, su primera comida a la luz del día tras un mes.

La tradición sugiere a los musulmanes emular al profeta Mahoma y bañarse antes de las oraciones del Eid al-Fitr, así como usar perfume y ropa nueva. Los musulmanes consideran los rezos como una oportunidad para saludarse y reunirse con vecinos, familiares y amigos,

y celebran esta festividad durante dos o tres días visitando a sus seres queridos. Más recientemente, también se ha convertido en una práctica común utilizar las fiestas del Eid al-Fitr para viajar o realizar actividades extracurriculares.

Esta festividad, considerada como una de las más importantes de la fe islámica, cuenta con un conjunto propio de plegarias, las cuales los musulmanes recitan congregados en parques, centros comunitarios o mezquitas.